Ortodoncia


Tener las piezas dentales en malposición no es síntoma de ninguna edad en concreto, cualquier momento es el adecuado para decidirnos por una ortodoncia de calidad.

La ortodoncia trata y corrige las anomalías en la colocación de los dientes sin necesidad de cirugía ni procedimientos agresivos y sus beneficios son tangibles, no sólo estéticos sino también de salud.

No creas que la ortodoncia está destinada sólo a los niños, los adultos también pueden optar a esta solución. Además, los aparatos no tienen que ser necesariamente visibles, podemos colocarlos de material prácticamente invisible.

Al alinear los dientes resulta más fácil mantenerlos limpios, disminuyendo así el riesgo de sufrir caries, enfermedades de las encías y de sobrecargar los músculos de la masticación.

En definitiva, gracias a la ortodoncia se crean sonrisas perfectas.

Tipos:

Aparato fijo: se trata del tipo de ortodoncia más utilizado actualmente. Es el que está sujeto a los dientes por su parte exterior, mediante brackets que provocan el desplazamiento dental. Los brackets son piezas (metálicas o cerámicas) que se cimientan sobre los dientes y donde se engancha el arco. Una gran ventaja de este tipo de ortodoncia es que permite realizar todas las funciones bucales con total normalidad. En el caso del aparato fijo, una vez estudiado con detenimiento el caso particular se colocan los brackets, uno en cada diente. En cada consulta se colocan y ajustan distintos arcos. Éstos van produciendo movimientos suaves y rápidos de los dientes. En ocasiones también se necesita el uso de elásticos para rectificar la posición y plano de los dientes.

El tratamiento debe ser revisado periódicamente por el ortodoncista y, una vez terminado, el paciente deberá utilizar una férula de retención, con el fin de mantener los resultados.

Aparato removible: es el que el paciente se puede sacar. Este aparato se fija a la arcada dental gracias a distintos elementos de sujeción. Su gran ventaja es que permite mayor comodidad que el fijo para algunas funciones, como puede ser comer o la higiene bucal. Además, es más discreto estéticamente. Este tipo de aparato es muy práctico para expandir los maxilares y correcciones concretas de la mordida.